En aras de continuar con el estudio de la ventilación mecánica invasiva (VMi) en pacientes que presentaron falla respiratoria aguda ipoxémica  (FRAH-No) o Síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA),  así como la evaluación de la mortalidad con diferentes variables. Este estudio fue realizado entre  el período comprendido entre Julio de 2013 a diciembre de 2014 se realizo el estudio en dos Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) en Argentina en Centros Hospitalarios privados.

Para el estudio se definió como FRAH a la aparición de síntomas respiratorios nuevos luego de 24 horas iniciada la VMi o su empeoramiento, con una relación del índice de Kirby o PaFiO2 con valores por debajo de 300, sin la presencia de infiltrados nuevos en la radiografía de tórax de frente y sin evidencia ecocardiográfica de falla ventricular izquierda, en dicho estudio se incluyeron todos los pacientes mayores de 18 años, que ingresaron a la UCI durante el período indicado y que requirieron VMi por más de 24 horas desarrollando FRAH-No SDRA.

Una vez transcurridas las primeras 24 horas de VMi, en una base de datos especialmente confeccionada para esto, se registraron prospectivamente para cada paciente las siguientes variables: edad, género, índice de severidad durante las primeras 24 horas de la admisión (Simplified Acute Physiology Score II [SAPS II]), tipo de ingreso a UCI, motivo de VMi, tiempo de VMi , estadía en UCI, evolución al alta (destetado “SI-NO” durante la estadía en UCI, sobrevivientes “SI-NO”), variables de programación inicial del respirador (volumen corriente [Vt] y presión positiva al final de la espiración [PEEP]) y variables de monitoreo (DP24hs y evolución de la PaFiO2 durante las primeras 72 horas). A su vez, en esta planilla se registraron el número y tipos de complicaciones desarrolladas durante el periodo de VMi que a continuación se detallan:
– Trombo-embolismo pulmonar (TEP) diagnosticado a través de angio-tomografía axial computada.
– Infarto agudo de miocardio (IAM) diagnosticado a través de cambios en el electrocardiograma y en las enzimas cardíacas (troponina de alta sensibilidad >15,6 pg/ml).
– Paro Cardíaco (PC). Asistolia o fibrilación ventricular con respuesta efectiva a las maniobras de resucitación cardio-pulmonar.
– Debilidad adquirida en UCI (DAUCI) definida como un valor de Medical Research Council scale9 (MRC) <38/60.
– Desarrollo de SDRA definido según la definición de Berlín6.
– Barotrauma definido como la presencia de neumotórax en la radiografía de tórax de frente.
– Disfunción multiorgánica10 (DMO) definido como la presencia de 2 o más de las siguientes:
a. Disfunción respiratoria: PaFiO2 ≤ 400.
b. Disfunción hematológica: Plaquetas (recuento de plaquetas/mm3) ≤ 150000.
c. Disfunción hepática: Bilirrubina (mg/dl) entre 1,2-1,6.
d. Disfunción cardiovascular: tensión arterial media <70 mmHg.
e. Disfunción neurológica: Glasgow coma scale entre ≤ 14.
f. Disfunción renal: Creatinina (mg/dl) ≥ 1,2.
– Extubación no programada.
– Delirium definido a través de la constatación del método de evaluación de la confusión para la unidad de cuidados intensivos o  confusion assessment method for the ICU (CAM-ICU) en su versión español “positivo”

– Shock: tensión arterial media < 70 mmHg a pesar de una adecuada reanimación con fluidos, con la presencia alteraciones de la perfusión que pueden incluir acidosis láctica, oliguria, o alteración aguda en el estado mental pero que no necesariamente se limitan a estos.
– Insuficiencia renal severa definido como aquellos pacientes que requirieron diálisis.
– Neumonía asociada a la ventilación mecánica (NAVM) definido como presencia de infiltrado nuevo en la radiografía de frente, fiebre, aumento de glóbulos blancos, cambios en las características de secreciones y cultivo bacteriológico de aspirado traqueal >105 UFC13.

Es de notar que dicho estudio arrojó los siguientes resultados:

  • En este grupo de pacientes que requirieron VMi por más de 24 hs y desarrollaron FRAH-No SDRA se encontró una distribución demográfica similar a la descripta por otros reportes.
  • La mortalidad no se relacionó con la severidad de la hipoxemia, mientras que el shock y la edad fueron predictores independientes de mortalidad.